Articles parus dans la presse locale :

59_A_D1OS_DEL_HOGAR_ESCUELA.doc

aniversario.doc

El_Hogar_Escuela_N_BA_1.doc

Hogar_Escuela_N_BA_1_cumple_59_a_F1os_de_vida_educativa_y_social.doc

Su Director, Sergio Adamek, se expresó sobre las actividades que se realizan, y los planes que se tienen para el futuro, entre los que se incluyen “que cada niño pase el menor tiempo aquí, lograr que los padres puedan mejorar su situación” Jujuy al día – Entrevistado en exclusiva por nuestro medio en ocasión del festejo del 59 aniversario de la institución, el Director del Hogar Escuela Nº1, “Monseñor José de la Iglesia”, Sergio Adamek, expresó, en relación al trabajo del mismo, que “si uno no tiene un espíritu joven y renovado, por más que tengamos 59 años, podes tener 2 años y ser una institución que se repite, lo importante cuando uno tiene 59 años de experiencia es no hacer todos los años lo  mismo, porque es tener un año de experiencia, nosotros vamos renovando el hacer y el quehacer diario con actividades que respondan a las demandas de la sociedad”. “Lo que buscamos”, expresó además Adamek, “es que el niño esté el menor tiempo acá, es decir, lograr que los padres puedan mejorar su vida, organizarla no les podemos dar trabajo, pero sí podemos orientarlos a que organicen su vida de otra manera, para que el niño pueda volver a estar en su casa”. Consultado sobre la cantidad de niños que contiene el Hogar Escuela, y las actividades que se realizan, su Director comentó que “recibimos 180 niños, 130 que duermen acá de lunes a viernes, y 50 que van y vienen en el día, tienen su jornada diurna, y por la tarde se retiran; ellos tienen la escuela fuera de la institución, se escolarizan en 10 escuelas diferentes, y en el resto de las 20 horas que tienen acá, tienen apoyo escolar, talleres artísticos, preelabórales, contención afectiva, alimentaria, orientación, apoyo psicológico, en fin, lo que uno haría en su casa con un niño, solo que, como estas familias no lo pueden hacer por falta de tiempo, recursos o instrucción, nosotros les damos una mano para que lo hagan”.  Adamek también señaló que “vienen personas que, con mucho cariño, vuelven a la institución para recordar lo que han vivido en su etapa de niñez; he visto personas que, frente a la camita, dicen “hace más de 30 años he dormido acá” y se emocionaban hasta las lágrimas; hay personas que vinieron y han traído a sus hijos para mostrarles donde habían vivido, tal vez ahora no necesitaban enviar a su hijos a una institución como ésta, pero ellos sí lo tuvieron que hacer, y uno encuentra en la comunidad personas que son profesionales, gente de la política, de todo ámbito, que han vivido acá, y dicen “este lugar me enseño a ser hombre”, por ejemplo; hay muchas personas, anónimas y conocidas, que han sido beneficiarias de la contención que da.